• 1. En la Inspiración de las Escrituras

    Las Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, son verbalmente inspiradas por Dios y son la revelación de Dios para el hombre, la regla infalible y autoritaria de fe y conducta (2 Timoteo 3:15-17; 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 1:21).

  • 2. En el Único Dios Verdadero

    El único Dios verdadero se ha revelado como el que existe eternamente, el Creador del cielo y de la tierra y Redentor de la humanidad. Se ha revelado también como el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo (Deuteronomio 6:4: Isaías 43:10-11; Mateo 28:19; Lucas 3:22).

  • 3. En la Deidad del Señor Jesucristo

    El Señor Jesucristo es el eterno Hijo de Dios. La Biblia declara: Su nacimiento virginal (Mateo 1:23; Lucas 1:31, 35 31). Su vida sin pecado (Hebreos 7:26; 1 Pedro 2:22). Sus milagros (Hechos 2:22) Su obra vicaria en la cruz (1 Corintios 15:3; 2 Corintios 5:21). Su resurrección corporal de entre los muertos (Mateo 28:6; Lucas 24:39; 1 Corintios 15:4).

  • 4. En la Caída del Hombre

    El hombre fue creado bueno y justo; porque Dios dijo "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza." Sin embargo, el ser humano por su propia voluntad cayó en transgresión, incurriendo así no sólo la muerte física sino también la espiritual, que es la separación de Dios.

  • 5. En la Salvación del Hombre

    La única esperanza de redención para el hombre es a través de la sangre derramada de Jesucristo, el Hijo de Dios. Creemos que la salvación se recibe a través del arrepentimiento para con Dios y la fe en el Señor Jesucristo.

  • 6. En las Ordenanzas de la Iglesia

    El bautismo en agua. Las Escrituras establecen la ordenanza del bautismo en agua por inmersión. Todos los que se arrepienten y creen en Cristo como Salvador y Señor deben ser bautizados. De esta manera declaran ante el mundo que han muerto con Cristo y que han sido resucitados con Él para andar en nueva vida.

  • 7. En el Bautismo en el Espíritu Santo

    Todos los creyentes tienen el derecho de recibir y deben buscar fervientemente la promesa del Padre, el bautismo en el Espíritu Santo, y fuego, según el mandato del Señor Jesucristo. Esta era la experiencia normal y común de la primera iglesia cristiana. Con el bautismo viene una investidura del poder para la vida y el servicio y la concesión de los dones espirituales y su uso en el ministerio.

  • 8. En la Santificación

    La santificación es un acto de separación de todo lo malo, y de dedicación a Dios. La santificación se efectúa en el creyente cuando este reconoce su identidad con Cristo en su muerte y su resurrección, y por fe se propone vivir cada día en esta unión con Cristo, y somete todas sus facultades al dominio del Espíritu Santo.

    La Santa Comunión. La Cena del Señor, que consiste en la participación del pan y el fruto de la vid es el símbolo que expresa nuestra participación de la naturaleza divina de nuestro Señor Jesucristo. Creemos que la mesa es del Señor y no nuestra, por ende todos los que le han aceptado somos invitados a participar de la Cena del Señor

  • 9. En la Iglesia y su Misión

    Creemos La Iglesia es el cuerpo de Cristo, compuesto por la gente que se congregan a adorarle a Él. El templo es el lugar donde nos reunimos a adorar. Dios encomendó la Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, a declarar el mensaje de reconciliación a todas las naciones y enseñándoles a que guarden sus preceptos. En nuestra iglesia esta misión comienza en nuestros hogares, esparciéndose en nuestras comunidades, ciudades y el mundo entero, nuestro concepto es de “adentro hacia afuera”.

Nuestras Creencias

Ministerio Jovens Cristianos Comprometidos Cristo Contáctenos